968 068 086 - 680 330 996

Depósitos de inercia

Establecer dirección descendente

8 artículo(s)

Establecer dirección descendente

8 artículo(s)

DEPOSITO DE INERCIA

Los depósitos de inercia son empleados principalmente para dar suministro al circuito de calefacción instalado en nuestros hogares. Estos equipos almacenan el agua y la energía calorífica de esta una vez ha sido calentada por nuestra caldera o nuestra bomba de calor, permitiendonos suministrarla cuando sea necesaria sin perder calor. El gran beneficio de este sistema de calefacción es que permite abastecer cualquier instalación en momentos de alta demanda térmica, de modo que evitamos cualquier interrupción en el desempeño de nuestro equipo de climatización.

Gracias a la instalación de un depósito de inercia conseguiremos gestionar la energía de manera eficiente, ajustando de manera óptima la curva de demanda y de producción. El funcionamiento de un depósito de inercia varía en función de la temperatura del depósito al margen de la demanda del circuito de calefacción, reduciendo de esta manera el número de paradas y arranques del producto. En función de esto, conseguiremos alargar la vida útil de todos los equipos de nuestro circuito de calefacción (radiadores, fan coils, suelo radiante…) y reduciremos nuestro consumo.

Los depósitos de inercia poseen un aislamiento térmico de gran calidad con una gran capacidad aislante que reduce hasta mínimos las pérdidas caloríficas del depósito. Este calor puede ser almacenado provisionalmente y extraído en cualquier momento.

Estos productos son ideales para instalar junto con calderas de biomasa, bombas de calor, calderas de condensación… y ofrecen grandes beneficios para suelo radiante, que requieren de este sistema de acumulación térmica a partir de los 150 metros cuadrados para ofrecer un suministro de calefacción continua que permita un ambiente estable.